miércoles, septiembre 27, 2006

 

Javier Conde, el Estado y Franco



Está todavía reciente la 3ª edición de Introducción al Derecho político actual, de Javier Conde, un libro que es mucho más que un manual y una guía segura -al menos hasta los años 60- para preparar la oposición a cátedras de Derecho político. Esta obra, publicada originalmente en 1942 en Ediciones Escorial, comprende no sólo un preciso recorrido por las grandes corrientes y nombres de la ciencia jurídica política de la primera mitad del iglo XX, sino también la convocatoria generacional para desarrollar, desde presupuestos científicos y políticos nuevos, la Ciencia del Derecho político. Javier Conde llegó a ser, como Nicolás Pérez Serrano durante los años 30, el capitán de la Escuela española del Derecho político. Esta se desenvolvió intelectualmente entre 1935, fecha de publicación de la tesis doctoral de Conde (El pensamiento político de Bodino) y 1969, cuando apareció La constitución española, de Rodrigo Fernández-Carvajal, un monumento del pensamiento jurídico político. Como Pérez Serrano, Conde fue catedrático en la Central, mentor y maestro de los mejores universitarios y promotor de la gran revista política de su generación, la Revista de Estudios Políticos. En la reedición que mencionamos, que aparece en la colección Arte del Derecho (Ed. Comares), dirigida por el catedrático de Granada José Luis Monereo, se ha incluido un denso estudio preliminar en el que Conde es presentado como el más agudo intérprete político de la realidad fundacional del régimen de Franco. Nadie como él percibió la polarización estatal de las décadas de Franco, a quien consideraba el edificador de esta forma política en España. Por tal razón, el estudio se enmarca en la polémica española sobre el Estado, hasta ahora ocultada por la "trifulca de los historiadores" a propósito de la Guerra civil y los regímenes políticos que la anteceden y suceden. En este prólogo se desmitifica la retórica constitucional del sistema del 78, cuyo desapego oficial por el Estado de las Leyes fundamentales denuncia el complejo de culpa de una generación política tan incompetente como ignorante. Demasiado pretenciosa, en suma, a juzgar por su parva cosecha.

Comments: Publicar un comentario en la entrada



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?